Ella no entiende de límites

Ella es una mujer de Libertad, no entiende de límites. Ella abraza la vida con fuerza hasta hacerla suya, muy suya. Construye castillos de sueños y siempre siembra ilusiones. No le asustan las nubes grises, pues ella ama la lluvia, y saborea lentamente el azul del cielo de los días soleados.

Sabe que si se pierde debe pararse, cerrar los ojos, MIRAR ADENTRO. Sabe que en el Camino se encuentra todo lo necesario. Entiende que todo llega en el momento exacto. Aprende, pregunta y descubre a cada paso, consciente de que cada día esconde un nuevo hallazgo. Ella tiembla, grita de ilusión cuando ve algo nuevo, cuando mira de otra forma lo que tantas veces vio.

Ella es un poco loca, a veces demasiado profunda. Sin embargo, comprende que el único abismo que puede matarte es el de tus inseguridades.

Ella ríe con ganas, llora con ganas y AMA con todo su ser. La verás sintiendo con los ojos cerrados. Simplemente, ella no entiende de límites.

Perder es siempre otra forma de ganar

A veces toca perder. Esa es la forma que tiene la vida de enseñarnos el valor de ciertas cosas que fueron nuestras y no apreciamos.

A veces toca arriesgarse, pues es el único modo de vivir viviendo intensamente. A menudo, esos riesgos desembocarán en pérdidas, sin embargo, debe quedar claro que nada que no sea tuyo se quedará para siempre y que todo lo que te pertenece permanecerá contigo.

A veces toca dejar ir. Esa es la técnica que usa la vida para enseñarnos que nada hay imprescindible más allá de aquello que compone tu interior.

Aprenderás que aunque hoy te duela, mañana serás más fuerte, serás mejor.

Si comprendes la lección, cuidarás lo que ya tienes y lo dejarás en libertad. Sabiendo que perder es siempre otra forma de ganar.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑