Vivir la pausa

Dicen que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. Sin embargo, para mí la vida no está solo en eso. La vida también está en la pausa, en pararse, frenar y mirar alrededor. La vida está en saber contemplar la belleza que grita todo el tiempo para ser reconocida, pero que muy pocos se detienen a descubrir. La vida es caer y levantarse, y aprender. Pero no solo caer, ni solo levantarse, también permanecer en el suelo el tiempo que sea necesario hasta que hayas comprendido la lección, hasta que hayas entendido por qué estaba esa piedra en tu camino. Nunca por casualidad.

La vida es sentir, es sobre todo sentir, emocionarse. Y no solo emociones positivas, vivir también es enfadarse, indignarse, entristecerse; y después,  restaurarse. Está en nuestra naturaleza, igual que nuestra piel se regenera y la cicatrización cura la herida, dejando huella, tras un proceso y tomándose un tiempo; así, cada derrota, cada tropiezo es una oportunidad para renovarnos, mejorarnos y crecer.

Vivir no es solo cumplir las funciones vitales, sino que alguien me explique por qué hay tantos muertos en vida, tantos que han perdido el brillo en la mirada, las ganas, la esperanza y el sentido de su existencia. Que alguien me explique por qué no se sonríe más y se baila sin miedo al que dirán, marcando tu propio compás, creando tu propia canción, que eres tú mismo.

3 comentarios sobre “Vivir la pausa

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: