Mis estrellas

Siempre me ha gustado mirar al cielo y la luna se ha llevado el protagonismo de muchas de mis miradas, pero desde hace un tiempo las estrellas han tomado un papel más importante. No son estrellas fugaces, pero sí me llenan de suerte y tengo la seguridad de que permanecerán siempre, guiando mi camino, llenándome de fuerzas cuando más lo necesito.

Es curioso cómo los recuerdos se vuelven frágiles o fuertes según el momento y hay ocasiones en las que uno destaca por encima del resto, por una u otra razón sabes que desde entonces no dejará de acompañarte, que con poco que busques aparecerá, marcando una etapa, una experiencia o una persona. Entonces, cierras los ojos con fuerza y sabes que lo justo es dar gracias por haber tenido la fortuna de poder vivirlos, de revivirlos al recordarlos cuantas veces quieras.

Hoy hay una estrella más con nombre, un nuevo ángel de la guarda. – MARÍA –

Momentos preci(o)sos

Siempre supe que las personas llegan en el momento preciso y algunas de ellas lo hacen rompiendo todo tipo de esquemas, cosiendo todo tipo de rotos, despertando toda una gama de emociones.

Supe también que conocerte significaba condenarme a no olvidarte nunca, renunciar a gestionar mis recuerdos a mi antojo porque tú los revolucionarías todos.

Hoy te pienso y te sé. Me sé de memoria el gesto que haces al contenerte la risa, la mágica forma en que brillan tus ojos cuando me miras, las ganas que tienes de vivir sin miedo.

Te abrazo en recuerdos y me siento segura. Sé que después de todo, todo va bien y que pase lo que pase no pasa nada.

Traigo a mi mente, casi a empujones, las palabras que saliendo de tus labios me llenaban de calma, junto a aquellas que compartimos para provocarnos, para sublevarnos y cambiar el mundo.

Hoy más que nunca sé que quiero VIVIR, así, con mayúsculas y mejor si es contigo. Porque igual que sé que llegaste en el momento preciso, sé que cada momento es preci(o)so si lo vivo contigo.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑