En Tus manos

Lo más difícil de ir contracorriente sucede cuando tú eres la corriente, cuando sabes que debes ser honesta, sincera contigo misma, que debes cerrar los ojos, soltar los puños y ponerte de rodillas, cuando entiendes que no está todo en tus manos, que eres parte de Algo mucho más grande. Saber que no eres suficiente, que necesitas de Él, siempre, que no sirve empeñarte en dibujar tú los caminos, porque los suyos son infinitamente más bellos.

La parte más compleja es entregarte por completo, aceptar que, en un mundo en el que constantemente nos repetimos que todo está en el esfuerzo, hay una fuerza aún más grande que se encarga de ordenar cada momento. Cuántas veces se me olvida que Tú sabes para qué.

Cerrar los ojos, mirar al cielo y dejar atrás la impaciencia. Mirarte a Ti, que lo das todo, que todo lo esperas, que nunca te olvidas, que amas hasta el extremo, eternamente. Tomar consciencia de cuán pequeña soy ante Ti, con tantos fallos, con tantas dudas, que nada sé, pero estoy segura de que no quiero que nada me separe de Ti.

No lo entiendo. No lo sé. No lo veo, pero te creo. No lo encuentro, pero lo espero, lo busco, junto a Ti. Tú lo entiendes, Tú lo sabes, Tú lo ves y yo solo tengo que escucharte y atreverme a obedecer, dejarte guiarme, rendirme a Tus pies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: