FOTOHISTORIA

IMG_0050

La Magia se encuentra en las cosas sencillas, en lo pequeño y humilde, y sin embargo, distinto a todo lo demás. Es un riesgo, pues puede pasar desapercibida, pero a la vez es la forma de revelarse a quienes miran con atención. No es algo sencillo, requiere cambiar la perspectiva, a menudo, mirar hacia abajo y otras veces mirar hacia arriba. En ocasiones buscar en lo profundo, pero también mirar a lo más alto.

Es necesario darse cuenta de lo extraordinario de las cosas cotidianas y de nuestra pequeñez en medio de la inmensidad del universo. No obstante, nuestra alma es capaz de sentir esa magia, esa fuerza sobrenatural que tan presente se hace en el amor. Nosotros mismos somos magia y también somos amor.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: