INVISIBLE

Entre acordes y letras,

entre versos sin estrofas,

entre musas sin poeta.

Dos miradas perdidas

han olvidado buscarse,

pero al final se encuentran.

Las palabras que faltan,

entre las letras que sobran

se destruyen y se enredan,

sin ser conscientes si quiera

de que no son necesarias,

porque es con los sentimientos

con los que mejor se habla.

Vale más una mirada

que dura medio segundo,

más que cientos de palabras

que nacieron caducadas

de unos labios moribundos.

Vale más una canción,

porque esconde tras sus versos

la esencia de una emoción,

arropada por las notas

que quieren anestesiar

el dolor de un alma rota,

perdida en la oscuridad.

Así las personas van,

perdidas en la ciudad,

sin apreciar la belleza,

el misterio de la vida,

la magia que hay en la lluvia;

en unas gotas, que al caer,

permiten que todo viva,

semilla que va a florecer.

Así, entre tanta confusión,

vagan miradas perdidas

que por no esforzarse en ver

o por simple negación

no encuentran eso que buscan

aunque está a su alrededor.

Desesperan, pierden fuerzas,

la alegría y la emoción,

el sentido de la vida,

el ritmo de una canción.

Viven en una mentira,

NO SABEN VER EL AMOR.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: