Magia en tempestad

Dicen por ahí que ya no se lee poesía,

que ya no se mira al cielo,

que ahora nos queremos menos.

 

Cuentan que faltan niños,

que hay muchos cuerdos,

que sobran miedos.

 

Normas que se establecen

porque no hay gente que las cuestione.

Sueños que no se cumplen

porque no hay medios para alcanzarlos.

Ganas insatisfechas de seres muertos

o acobardados.

 

Dicen que no se vive

porque hay pantallas que nos atrapan,

que ahora estamos más lejos

aunque durmamos en la misma cama.

 

Cuentan que sabemos mucho sin entender nada,

que a la vez que inventamos cosas

matamos la Tierra que nos amamanta.

 

Se escucha hablar de una guerra

pero no se hace nada por pararla,

los pobres, cada vez más pobres

no tienen muy claro para qué trabajan.

 

El mundo, un caos absoluto,

que los seres humanos hemos provocado.

 

Pero entonces, me paro un minuto

y miro tus ojos, y aprieto tus manos,

y entiendo, en cuestión de segundos,

que la Vida está en eso,

y me pierdo en tus brazos.

 

 

 

 

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: